Cuidados tras un injerto capilar

Cuidados tras un injerto capilar

En la actualidad existen técnicas modernas y eficaces para frenar la calvicie o solucionarla. El éxito del proceso está supeditado a muchos factores, uno de ellos tiene que ver con los cuidados tras un injerto capilar.  

La cirugía de trasplante capilar es prácticamente indolora, aunque depende del método que se utilice. Cabe mencionar que se realiza bajo anestesia local y no requiere de grandes incisiones que puedan dejar notables cicatrices. 

Tras la intervención es normal que la piel esté enrojecida, además, su duración varía en cada paciente, porque no todas las pieles responden de la misma manera. Hay paciente que presentan rojez durante días y otros incluso meses. No obstante, es un síntoma pasajero que se puede aliviar aplicando gel puro de Aloe Vera, o la pomada que indique el médico cada caso.

También es normal sentir un ligero entumecimiento en el cuero cabelludo, ya que algunas terminaciones nerviosas pueden encontrarse más sensibles debido a la intervención. 

A pesar de que el injerto capilar es un método que no requiere hospitalización, precisa de unos cuidados posteriores que deben cumplirse. 

  • El día de la cirugía se debe evitar tocar la zona y mover las vendas. Excepto en caso de hacer alguna cura con suero fisiológico. 
  • Dormir lo más erguido posible y utilizando una almohada cervical. 
  • Lavar la zona con el champú que recomiende el especialista, por lo general, se emplea productos sin perfume, en espuma y que respeten el pH de la piel. Esto solo es posible pasadas 48 horas tras la intervención. 
  • El champú se aplica en toda la cabeza. En la zona trasplantada se coloca mediante pequeños toques, sin frotar. 
  • Enjuagar con agua templada y procurando que el agua no salga con fuerza.
  • A partir de la semana empezaremos a dar ligeros masajes también en la zona trasplantada. 
  • No utilizar la secadora. Es preferible secar con papel mediante ligeros toques. La zona donante se puede secar con una toalla normal. 

 El lavado tiene una especial importancia ya que oxigena el folículo piloso injertado. Este proceso debe realizarse, siguiendo las prescripciones del médico hasta la caída de todas las costras, que suele tardar aproximadamente dos semanas. 

Por otra parte, es fundamental evitar la exposición directa al sol durante el primer mes. Si vas a estar en el sol puedes usar una gorra con visera.

Tampoco es aconsejable realizar deporte, ya que el sudor puede provocar irritaciones. Así mismo, no debes bañarte en la playa, en la piscina, ir a la sauna o al baño de vapor, tomar rayos UVA o utilizar casco. 

Durante los primeros cuatro días, debes tomar los antibióticos y analgésicos que recete el especialista. 

Extremar los cuidados tras el injerto capilar nunca está demás, no solo durante los primeros días, sino también durante los primeros meses, debido a que la totalidad de los resultados se aprecian a los diez o doce meses del implante capilar.

Para más información sobre estos cuidados, no dudes en contar con nuestros especialistas.

Author: Face Clinic Dr. Maestre

924 154 519